Empleo
Inteligencia artificial

Rubén Rubio: "La inteligencia artificial nos va a quitar el trabajo"

¿Es la primera vez que pasa en la historia? ¿Qué va a ser de nosotros? Cada vez que hay un salto tecnológico, ¿hay un desastre laboral?

Rubén Rubio, 
Gerente de
Sentido Común Internet S.L.
 

Si la inteligencia artificial sigue avanzando a este ritmo, corren peligro muchos puestos de trabajo. Parece que esto está dando miedo a mucha gente. No me extraña.

Para cubrir la demanda actual sólo serán necesarias una pequeña parte de las personas que ahora se dedican a trabajos como redactores de contenidos, dibujantes, creativos, programadores, fotógrafos, vigilantes, teleoperadores, traductores, intérpretes, profesores, médicos, conductores, operadores, psicólogos... hasta agricultores... y... sí, tu trabajo también.

Para más INRI, lo único que está claro es que la evolución será incluso más rápida que  la actual, ya que la cantidad de inversión que está atrayendo este sector en los últimos meses se está multiplicando respecto a la que se necesitó para conseguir los resultados actuales.

Así que el panorama no es alentador para los pesimistas. Es el momento ideal para agoreros, mesías, Pedro y el lobo, etc.  El río está revuelto y los peces desorientados. Alegría para los pescadores. El paro aumentará de forma insostenible incluso en sectores tradicionalmente seguros y de personal bien formado. Lo nunca visto. Pero estas teorías, ¿tienen una base sólida? ¿Qué opinas? ¿Es la primera vez que pasa en la historia? ¿Qué va a ser de nosotros? Cada vez que hay un salto tecnológico, ¿hay un desastre laboral?

Pues lo cierto es que no. Así de claro. Con el invento de la imprenta todos los escribanos perdieron su trabajo, quizás alguno se mantuvo vendiendo sus libros y manuscritos a precio de obra de arte para un público de alto poder adquisitivo, pero el caso es que gracias a la imprenta se pudo reducir el precio de los libros y llegar un público mucho mayor. La industria relacionada con la imprenta multiplicó por miles lo que generaban los escribanos, dando mucho más trabajo y generando mucha más riqueza que su predecesora. Parecía que iba a reducir el empleo y pasó a emplear a más gente y favorecer al resto de industrias indirectamente.

Con el invento del telar, las hilanderas tuvieron que aprender a usar máquinas, pero el caso es que gracias a los telares se pudo de reducir el precio de la ropa y llegar a un público mucho mayor. La industria textil multiplicó por miles lo que generaban las hilanderas, dando mucho más trabajo y generando mucha más riqueza que su predecesora. Parecía que iba a reducir el empleo y pasó a emplear a más gente y favorecer al resto de industrias indirectamente.

Con el invento del motor los coches de caballos perdieron su utilidad, sus conductores  quizás tuvieron que aprender a conducir automóviles, pero gracias a ello se pudo desarrollar la industria de la automoción y otras industrias indirectamente además del transporte llegaron a un público mucho mayor. La industria de la automoción multiplicó por miles lo que generaban los coches de caballos, dando mucho más trabajo y generando mucha más riqueza que su predecesora.

¿Es necesario que analicemos el caso del telégrafo, el ordenador o Internet?
Queda claro y que el factor común a todas estas revoluciones es el incremento de la productividad por persona, lo que permite un incremento también en sus ingresos. Al fin y al cabo todo estas herramientas lo que permiten es que las personas hagan su trabajo más rápido y mejor, lo que se llama productividad.

Si alguien cree que la productividad depende de los trabajadores, está equivocado. Por muy rápido que una persona recoja fruta a mano, nunca será más productiva que un operario manejando un robot en una fábrica de Porsche. Lo que aumenta la productividad son las herramientas y tecnologías. La única opción de aumentar la productividad de las personas es dándoles herramientas, máquinas, robots, software, automatismos... y cuanto más, mejor.

Hace pocos años los agricultores hacían su trabajo manualmente con herramientas muy rudimentarias. Hoy en día, con tractores y cosechadoras, los trabajadores necesarios para cubrir la demanda mundial pasaron del 50 % a menos del 15 %. Gracias al aumento de su productividad, suplen una mayor cantidad de alimentos con menor porcentaje de empleo.

¿Cuántas personas hacían falta para construir una carretera hace años? Ahora,con excavadoras, camiones, tuneladoras y modernas herramientas, con menos personas se pueden construir infraestructuras que antes eran imposibles, aumentando también la productividad del resto de sectores y facilitando nuevos retos.
Entonces ¿ya no parece tan malo? ¿da menos miedo? Por supuesto todas las revoluciones tecnológicas generan un cambio que requiere de una adaptación y genera tensiones o incluso quiebras y problemas colaterales, muchas veces debido al mal uso de la tecnología.

Pero no se vayan todavía, aún hay más.... igual que en otros saltos tecnológicos viene a solucionar un problema latente, un bloqueo que no permitía seguir avanzando... ¿cómo? el problema de los próximos años es la falta de personal para cubrir la demanda. Con una pirámide poblacional en forma de rombo y camino de quedar invertida, la única opción que evita un colapso es la automatización, robotización y las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial.
 


Conozca el Plan de Promoción de los Estudios de Telecomunicación, liderado por el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación. 



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 

También es noticia...

Fábrica de Lenovo en Hungría EMPRESAS

Documentos Computerworld

Registro:

Eventos: