Empleo
Educación
Mujeres

Mujeres y talento en nuevas tecnologías.

Entrevista a Montserrat Arias Corbacho Ceo y founder de BEMYPARTNER. Experta en comunicación de crisis, formación de portavoces y liderazgo femenino

Entrevistamos a líderes que dirigen equipos multidisciplinares incluyendo a ingenieros e ingenieras que destacan en su trabajo y son ejemplo de la profesión. El Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación está liderando el Plan de Promoción de Estudios de Telecomunicación. 

Montserrat Arias Corbacho
Ceo y founder de BEMYPARTNER

Leí hace años en un artículo publicado por La Vanguardia lo siguiente “en la década de 1980 las mujeres alcanzaban el 40% del alumnado de informática. Entonces el título se llamaba "Licenciatura en informática". Pero en 1991 el nombre cambió al de "Ingeniería informática". "En pocos años, las mujeres pasaron de ser el 40% de alumnos al 18%". La entonces decana de la facultad de informática de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), Núria Castell, estudió este fenómeno y la conclusión fue clara: "el nuevo nombre ahuyentó a las chicas".

Esto nos da una idea de la fuerza que tienen los estereotipos y de la importancia vital de modificarlos en la sociedad. Curiosamente las mujeres que destacan en sus calificaciones ven como los elogios recibidos son del tipo “aplicada, trabajadora”, mientras que ellos reciben elogios como “brillante, inteligente, líder”. Hay estudios que demuestran que ya a partir de los 6 años las niñas se perciben como menos brillantes que sus compañeros. Y no es así. Sus calificaciones son mejores también en matemáticas y ciencias. También hay estudios en los que se vio que simplemente por el hecho de preguntar por el género antes de un examen de matemáticas a un grupo de estudiantes, bajaban los resultados de las mujeres. El hecho de recordarle que eran mujeres incrementaba su inseguridad.

Hay que hacer campañas que vinculen las ingenierías, la informática y las nuevas tecnologías a las mujeres. El estereotipo de que el experto en tecnologías es un “friki”, hombre, ahuyenta a muchas mujeres. En pleno boom del rosa de Barbie hay que recordar que la experta en informática también puede tener – o no – el aspecto de una Barbie y eso no merma su autoridad.

Las mujeres que quieren destacar en campos tradicionalmente masculinos han de hacer un doble esfuerzo por potenciar su credibilidad y su autoridad. Los sesgos de autoridad hacen que sean menos valoradas para algunos puestos o que nunca sean llamadas a hablar como expertas, ya que la audiencia espera que el experto sea el estereotipo predominante. Ante las necesidades en capital humano que tenemos, es inaceptable que las mujeres se queden a un lado. Pero no lo pueden hacer solas, es necesario un cambio social.

¿Cómo puede ayudar la inclusión de la mujer en los estudios tecnológicos?

La sociedad en su conjunto debe tener una imagen más positiva de la relación de las mujeres con las nuevas tecnologías. A las mujeres el desconocimiento se nos presupone mientras que a ellos se les supone el conocimiento. Hay mujeres que este doble esfuerzo no les compensa y se inclinan por otras carreras. Por eso, hay que incentivar, reconocer y premiar la capacidad de las mujeres por las carreras técnicas, aplaudir sus logros y que sean percibidas con la brillantez que tienen y que les es negada. También es importante destacar y referenciar modelos femeninos en nuevas tecnologías a los que las niñas quieran seguir. Vemos que se ignoran y se ocultan las mujeres que alcanzaron logros relevantes en nuevas tecnologías y la ciencia con el llamado “efecto Matilda”, de manera que negamos estos referentes a nuestras hijas.

Además, las figuras que aparecen en televisión son también más estereotipados. En las series de televisión, ellos aparecen como hombres brillantes, altaneros, con fuertes egos que rompen normas y destacan porque solucionan las cosas de forma brillante y casi genial. Ellas, en raras ocasiones son las protagonistas, y si lo hacen estos personajes aparecen más sexualizados y/o más embellecidos que el personaje real o se nos presenta una mujer con aspecto andrógino, poco social y cuyo destino en general y el amoroso en particular parece abocado al fracaso.

Un ejemplo de esto sería el personaje de Lisbeth Salander de la saga Millennium. Es conveniente que nuestras hijas vean que el camino de los estudios tecnológicos es viable, posible para ellas, que pueden progresar y que es compatible con una vida feliz. El feminismo tecnológico es imprescindible en un mundo en el que se va ampliando la brecha digital de género, cuestión que describe con claridad la gurú en nuevas tecnologías Áurea Rodriguez.

Mary Ann Sieghart en “The Authority Gap” narra los testimonios de mujeres expertas en nuevas tecnologías y otros campos tradicionalmente vistos como masculinos y que tienen que vivir cómo las personas parecen confiar más en cualquier compañero que en ella, incluso dedicándose a otro campo. A ellos se les presupone la competencia y a ellas la incompetencia. Este es el día a día de muchas mujeres que han de tener una confianza y autoestima más que fuerte para reclamar su autoridad.

¿Debería incentivarse la educación y la profesión de informática y telecomunicaciones? ¿El bajo porcentaje de matrículas podría ser un problema de comunicación?

No sólo debe incentivarse la educación y la profesión de informática y de telecomunicaciones, sino que estos conocimientos deben ser transversales a todas las profesiones en cierta medida. Es decir, no solo necesitamos más expertos y expertas en nuevas tecnologías, sino que todas las profesiones deben tener formación en nuevas tecnologías. He leído algo que es muy cierto: la IA no te va a quitar tu puesto de trabajo, pero sí que lo puede hacer alguien que domine la IA.

Es necesario destinar recursos y formación en las escuelas, institutos y universidades para que la “pasión” por las nuevas tecnologías se inicie desde forma bien temprana. Ahora no solo no se está produciendo adecuadamente, sino que a veces el profesorado transmite una visión apocalíptica y negativa hacia las nuevas tecnologías y canales digitales fruto de su propio desconocimiento. Es necesario también, por tanto, destinar recursos para formar a estos profesores, incorporar a nuevos profesionales y sobre todo establecer una conexión real entre el mundo de la empresa y el de la educación que en nuestro país caminan de forma separada.

Nuestros hijos se forman para un mundo que ya no existe y superan a sus padres en conocimientos técnicos. Como decía @virginiamoll en Instagram, por mucho que hagas para proteger a tus hijos de las redes, cuando se hagan adolescentes van a estar en @tiktok y “si no lo sabes es que lo han hecho sin tu permiso”. Debemos dejar a un lado la visión negativa y apocalíptica de redes sociales y de las nuevas tecnologías para poder prepararlos ante sus clarísimos peligros, pero también ante las infinitas oportunidades que ofrecen. Si tus hijos no entienden los algoritmos, no van a entender el cómo y el porqué de la parcela de realidad que le llega a través de las redes sociales y otros medios.

¿Cómo puede impactar la disrupción tecnológica en la comunicación a todas las personas, a técnicos y no técnicos?

La comunicación en los últimos años está viviendo una transformación apasionante. Se multiplican los canales de comunicación y las maneras en que podemos comunicarnos con nuestros diferentes públicos de forma rápida y personalizada. Además, gracias a la inteligencia artificial es posible o automatizar o encontrar una fuente de recursos para trabajar. Por otra parte, también es necesario enfocarnos en la formación tanto a directivos como no directivos para que entiendan cómo funcionan tanto la generación de noticias como la actividad en redes sociales y otras plataformas. Esto es fundamental en situaciones normales y también en situaciones de crisis.



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 

También es noticia...

Fábrica de Lenovo en Hungría EMPRESAS

Documentos Computerworld

Registro:

Eventos: