Tablet
Educación

La adaptación rápida es vital: he probado la tableta Wacom Cintiq Pro 17

El modelo de botones en forma de grip es algo que la generación actual tiene completamente interiorizado

Marianna Cavallazzi
Marianna Cavallazzi

Como alumna del grado en animación en la Universidad U-TAD, es inevitable encontrarte con los productos de Wacom. Sea con las pequeñas pen tabletas a las que te tienes que acostumbrar cuando las empiezas a usar por primera vez, o con las grandes Cintiqs que se utilizan a nivel profesional. Y aunque papel y lápiz te puede llevar muy lejos, es algo innegable que en algún momento hay que avanzar al mundo digital si quieres trabajar profesionalmente. La tecnología nos rodea en nuestro grado, y como nosotros innovamos artísticamente en nuestra industria, Wacom ha investigado cómo actualizar su línea de productos para acompañarnos en el proceso.

Durante este cuatrimestre, he tenido la oportunidad de probar la Cintiq Pro 17, la más pequeña de la nueva línea de Cintiqs de Wacom. Esta tablet pen display me ha sido extremadamente útil durante el periodo de exámenes, donde he tenido que utilizar una multitud de programas para muchas entregas distintas durante un periodo relativamente largo. Es decir, la tableta se ha utilizado con el mayor rango que le he podido proporcionar, por lo que me permite tener observaciones sobre el producto algo particulares.

Una de las herramientas más importantes para todo artista es la capacidad de desarrollar memoria muscular, y esto es cierto para cualquier medio en el que estés trabajando. Poder adaptarte rápido es vital, especialmente para un alumno que desea mantener una alta calidad de trabajo frente las múltiples entregas. Las nuevas ExpressKey no solo han sido cómodas de usar, sino que también presentan unos de los diseños más intuitivos que he encontrado en una tablet. La manera en la que están repartidos los ocho botones, cuatro a cada lado y en posición de grip demuestra una atención al detalle que no necesariamente se ve en modelos anteriores. Aquí Wacom te está posicionando la mano dónde ellos quieren, y a su vez lo hacen de una manera ergonómica y familiar. Y digo familiar porque el modelo de botones en forma de grip es algo que nuestra generación tiene completamente interiorizado, sobre todo en un grado artístico dónde todos hemos tenido experiencia con videojuegos y un tercio se quiere dedicar a desarrollarlos. Los botones en forma de grip se asemejan a los botones de un controlador de consola, y lo llevan a un paso más allá dando uso al dedo anular y el meñique. Y visto que se puede customizar la función de cada botón para cada programa en el que se utilice, el trabajo se hace rápido y cómodo, a tal punto que, dependiendo del programa, raramente tengo que tocar el teclado del ordenador.

tableta Wacom

Por otro lado, está la innovación en el lápiz de la tableta. Ahora con tres botones, uno puede automatizar más movimientos que en modelos anteriores requerían el teclado del portátil, y que existan como botones separados minimiza errores al presionar y romperse a largo plazo. Pero lo que más me ha gustado es la customización del lápiz. De por sí, el cuerpo metálico tiene una textura más sólida que los lápices plásticos, y hace que sea más resistente sin ser pesado. Pero tener la capacidad de cambiar el grosor al gusto significa que puedes cambiar la sensación de tu lápiz según te convenga. Esto viene con la ventaja añadida de poder quitar el módulo de botones.

El nuevo diseño permite tapar los botones completamente, algo que para algunos es muy útil si no les encuentran uso. Personalmente no es él caso, pero algo que si aprecio de la función es que te permite ser mil veces más limpio. Todos los que hemos trabajado con ordenadores entendemos que con el tiempo el sudor y grasa de las manos genera residuos, y especialmente en tabletas profesionales de largo uso o incluso de uso compartido (como pueden ser las Cintiqs que proporciona la universidad), mantener la suciedad a raya es una gran tarea. La suciedad suele atraparse justo en las ranuras de los ratones, los teclados y los lápices, especialmente alrededor de botones. Tener la posibilidad de quitar el módulo de botones sin arriesgarse a romper el lápiz es algo que se aprecia mucho a largo plazo.

Dicen que para un buen artista, el material no importa, que uno es capaz de sacar arte de cualquier sitio, por más complicado que sea de trabajar. Pero en la práctica, uno quiere poder ignorar las limitaciones y los obstáculos, y hacer mejor partido de lo que uno puede hacer sin depender del periodo de adaptación y aprendizaje. Y una buena tablet puede acortar ese periodo a meros minutos, algo vital para nuestro grado y para nuestra generación, cada vez más digital y con más necesidad de eficiencia. Pero al final del día, lo que el artista realmente busca es una experiencia disfrutable, y creo que eso se puede encontrar en los detalles de la Cintiq Pro 17.



TE PUEDE INTERESAR...

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

 

También es noticia...

snowflake sede EMPRESAS

Documentos Computerworld

Documento Pure Storage y Kyndryl INFRAESTRUCTURAS
Registro:

Eventos: