Actualidad | Artículos | 26 OCT 2018

Programas de incubación de startups de videojuegos vs. otros programas de incubación

Una startup de videojuegos no resuelve ninguna problemática o carencia tecnológica, pero su propuesta de valor es clara, la de entretener.
videogamers-videojugador
Oscar Sahun

 

En los últimos 6 años en España ha crecido muy considerablemente la industria del videojuego debido principalmente a la concienciación de las administraciones públicas de ofrecer ayudas específicas para este sector (aunque es sobre todo a nivel autonómico), así como a la creciente oferta formativa relacionada con el desarrollo de videojuegos (179 ofertas entre cursos, ciclos, grados, carreras y másteres).

Según el libro blanco del desarrollo español de videojuegos, en 2017 los mercados más relevantes en Europa son Alemania, Reino Unido, Francia, España e Italia, todos ellos entre los primeros diez en el mundo. Concretamente España es el noveno mercado mundial del sector de los videojuegos con un tamaño de 1.918 M$.

A nivel nacional, el mayor crecimiento se ha producido en Cataluña, que actualmente es la región con mayor número de startups de videojuegos. Desde hace varios años la Generalitat de Cataluña ha apostado fuerte por esta industria y ha diseñado líneas de financiación muy interesantes para apoyar a los pequeños estudios a acceder a un mercado tan competitivo. Esto, junto a la enorme oferta formativa universitaria creada que genera más de 1.200 nuevos alumnos al año, lo que se traduce en una concentración de talento brutal, ha convertido a Barcelona en una de las ciudades referentes a nivel mundial de la industria del videojuego. Una prueba de ello es la creación de sedes de las mayores empresas del mundo en esta ciudad: King, Ubisoft, Gameloft, IGG o Zeptolab.

Sin embargo, hay un factor clave que podría potenciar aún más la industria en nuestro país, tal y como sucede en Estados Unidos o Reino Unido: la inversión privada. Pero la mentalidad de la mayoría de inversores en España todavía impide que la inversión privada se arriesgue a apostar por los videojuegos.

Los criterios de selección de proyectos para participar en GameBCN responden a los siguientes requisitos:

  • Un equipo completo, donde los perfiles de arte, diseño, programación y producción estén presentes, y muy motivado, cuyos miembros estén dispuestos a dedicarse a tiempo completo al desarrollo del proyecto en nuestras instalaciones.
  • Proyecto con potencial de mercado, que responda a ciertos parámetros comerciales y en su conjunto sea un proyecto atractivo que destaque por su arte, jugabilidad, narrativa…

La diferencia entre un programa de incubación de startups especializado en el mundo de los videojuegos,  con respecto a otros programas de incubación, desde un punto de vista estricto, radica en que una startup de videojuegos no resuelve ninguna problemática o carencia tecnológica, pero su propuesta de valor es clara, la de entretener. Mientras que en una incubadora más tradicional, generalmente guían en el proceso de descubrimiento y validación de un modelo de negocio basado en la resolución de un problema. En cambio, en GameBCN se da respuesta una de las problemática más comunes en el ámbito de las industrias creativas: la profesionalización de los procesos de producción del proyecto, y así minimizar el riesgo de lanzamiento y también satisfacer las expectativas de los inversores.

Para que una startup de videojuegos se constituya legalmente como empresa,  dos principales casos que suelen darse son, la publicación de un juego y la obtención de financiación. La mayoría de los pequeños estudios del país trabajan empujados por su pasión por los videojuegos. Su ilusión por trabajar en este sector creando sus propios juegos es mucho mayor que sus necesidades económicas, por lo que muchos equipos trabajan remotamente en sus casas, compaginando el desarrollo con la búsqueda de oportunidades y concursos donde presentar sus juegos. La constitución de una empresa tiene un coste económico considerable y la gran mayoría de startups de videojuegos no tienen recursos. Así pues, no es hasta que se consigue financiación o la posibilidad de obtener ingresos gracias a la publicación de un juego, que una startup se plantea constituirse legalmente como empresa.

 

Oscar Sahun

Coordinador del programa GameBCN y cofundador del estudio Blowing Minds

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios