Actualidad | Artículos | 12 JUL 2017

¿REHABILITADOR CORPORATIVO? Urgente, por favor

Absolutamente todas las organizaciones, desde los autónomos a las grandes multinacionales deben hacer una reflexión, ¿estoy realmente preparado para soportar un golpe de timón en mi sector? En cualquier momento aparece un nuevo jugador que revienta la banca y estamos fuera del mercado sin habernos dado la más mínima oportunidad.
tarjeta-presentacion-rehabilitador-corporativo
Ramón Luis Gil

A pesar de ser 2017 un año muy parco en precipitaciones, en el ámbito macro económico se puede hablar de que los brotes verdes comienzan a consolidarse, aunque de momento son brotes dispersos a falta de que coloreen toda la península… y las ínsulas. Desde el inicio de la crisis, cuando todos, menos uno, ya sabíamos que estaba, y no sobrevolando, sobre la mesa del despacho y la mesa del comedor en casa, las organizaciones se han afanado en un control y reducción de gastos estratégico, en ocasiones enfermizo. La reducción del gasto no debe de venir por impulsos de supervivencia, más bien como resultado de un estudio profundo y complejo de la Organización y basado en ineficiencias.

Sea como fuere, ha llegado el momento de afrontar una transformación real, necesaria y ajustada a la sociedad actual y futura. El futuro nadie lo conoce, eso creo, pero a la velocidad que se van sucediendo los cambios nos podemos imaginar, al menos, que tendremos que ser ágiles, rápidos y organizados para estar bien colocados en el mercado y no pasar apuros.

Absolutamente todas las organizaciones, desde los autónomos a las grandes multinacionales, deben hacer una reflexión, ¿estoy realmente preparado para soportar un golpe de timón en mi sector? En cualquier momento aparece un nuevo jugador que revienta la banca y estamos fuera del mercado sin habernos dado la más mínima oportunidad. Se habla de la aparición de nuevas profesiones en los próximos años a un ritmo exponencialmente mayor a las anteriores revoluciones industriales.

En el marco estricto de la Organización, existen dos clases de Innovación:

1. Innovación externa, hacia el mercado

2. Innovación interna, Corporativa

La Innovación externa es una opción, no una obligación como muchos creen y aparentan. Otra opción es la Evolución, adaptarse a los cambios que surgen en nuestro entorno. Ésta sí es la obligatoria, simplemente por supervivencia.

Para la ejecución correcta, ordenada y experta de la Innovación Corporativa, que atañe al cuidado de las Organizaciones, ha nacido la figura de REHABILITADOR CORPORATIVO.

 

REHABILITADOR CORPORATIVO

La Organización está compuesta por personas y es lo único imprescindible para que exista. Luego pondremos las capas de procesos y la tecnología necesaria, pero la materia prima, el poder de la Organización, está en las personas. En el último mes el mundo se ha visto sacudido por dos ataques de ransomware’s lo que ha provocado una sicosis, aún mayor, sobre la ciberseguridad. Todo esto es fantástico, pero ¿nadie repara en el daño que puede provocar una mala Cultura Corporativa?... ¿y las “Micro Culturas” nadie las presta atención?

Las personas tendemos a auto diagnosticarnos y auto medicarnos sin el menor pudor. Como somos los que mejor conocemos nuestro propio cuerpo sabemos con exactitud la dolencia que podemos tener y rara vez acudimos al médico… excepto los hipocondriacos. En las Organizaciones ocurre exactamente lo mismo pero con una carga de responsabilidad dramáticamente superior ya que el efecto impacta en decenas, cientos o miles de familias.

Y al igual que yo mismo no me debo auto diagnosticar, por los condicionantes que me hacen ser subjetivo en las apreciaciones, la Organización no debe llevar a cabo su propio diagnóstico ya que está sometida a las costumbres, vicios, hábitos y el temido y pandémico “aquí siempre se ha hecho así”. Por lo tanto, únicamente puede diagnosticar un profesional cualificado para ello, un médico/enfermera para mí y un REHABILITADOR CORPORATIVO para la Organización… y siempre externo.

 

CULTURA CORPORATIVA

La primera misión del REHABILITADOR CORPORATIVO es recabar y contrastar la auténtica e irrevocable decisión del Consejo en llevar a cabo los análisis necesarios y pruebas diagnósticas exigidas para conocer la situación real y las patologías que afectan y dónde se encuentran situadas. Sin esta condición lo mejor es desear buena suerte y marcharse.

Para conocer y detectar las “micro culturas” serán necesarias varias acciones:

1. Entrevista abierta y sincera con el Consejo para recabar sus impresiones y expectativas sobre la Cultura actual y la futura.

2. Encuesta masiva a toda la Organización. Basada en cuestiones cuantificables que permitan la inserción en la herramienta de análisis y permitir extraer patrones de comportamiento, alertas y riesgos.

3. Entrevistas colectivas e individuales, si es necesario, para recopilar más información sobre algunos diagnósticos que sea necesario reafirmar y contrastar.

Una vez finalizadas las acciones de conocimiento, pasamos a establecer los diagnósticos basados en evidencias. Éstos se trasladan al Consejo y se proponen los tratamientos específicos para cada patología/ineficiencia/riesgo detectado. Los tratamientos pueden ser ejecutados por fases y en diferentes etapas, según la propia estrategia de la Organización y consejo de la prudencia.

 

MODELOS DE NEGOCIO

Como he comentado al principio, la velocidad a la que ocurren los cambios en el entorno nos obligan a modificar nuestro comportamiento organizativo estratégico. Hoy en día disponer de un solo modelo de negocio es condenarse a sufrir mucho en los próximos dos años… porque es factible que no se llegue a un tercero. Y no confiemos en que somos una compañía de muchos años de éxito y bien posicionada en nuestro sector… torres más altas han caído y caerán. Precisamente la auto condescendencia y auto complacencia son las peores compañeras de Dirección.

El REHABILITADOR CORPORATIVO ejecutará varias acciones:

1. Revisar conjuntamente con el equipo puesto a su disposición (multidisciplinar y transversal) la Estrategia, a 12 meses, de la Organización, revisable trimestralmente.

2. Analizar el tipo de respuesta que está ofreciendo el actual Modelo de Negocio a los objetivos estratégicos y si estos están encaminados con realidad al futuro y el entorno conocido competencial.

3. Diseñar la “Flotilla de Modelos de Negocio” que nos va a permitir, en modo defensivo u ofensivo, batallar y mantener una posición equilibrada y segura.

4. Revisar y rediseñar los procesos operativos para cada modelo de negocio de la flotilla y tenerlos adaptados a la Cultura Corporativa.

Una vez finalizada la ejecución del pilar “Modelos de Negocio” poseemos el equilibrio organizativo y la base estratégica y procedimental que asegura que las personas y el negocio están perfectamente alineadas. Solo falta el tercer pilar del REHABILITADOR CORPORATIVO.

 

INMERSIÓN DIGITAL

Todos tenemos muy clara la teoría, pero en la práctica nos dejamos llevar por las modas o modismos del momento. El CIO es uno de los puestos más comprometidos en la Organización, y a más si encima se les apellida “Digital” y mucho peor si ya incluimos “Big Data” y/o “Blockchain”. Con esos apellidos les imponen, desde las alturas que desconocen lo que ello implica (en la mayoría de los casos) una responsabilidad que conlleva objetivos desconocidos en sus resultados.

El REHABILITADOR CORPORATIVO tiene la ingrata labor, pero comprometida con el resultado final de su labor, de aclarar, como imposición, no como recomendación, que la Tecnología no es el fin, es únicamente el soporte de los procesos que hacen funcionar los modelos de negocio con las personas identificadas para cada objetivo. Remarco únicamente porque es una función vital y precisamente por ello se debe de ajustar a las necesidades y no a los caprichos de la Organización. Excepto para las Organizaciones con orientación de negocio en la Tecnología, el resto no debe de presumir de ésta, más bien apoyarse para presumir de sus servicios diferenciales. Para ello el REHABILITADOR CORPORATIVO analizará cada una de las piezas que componen la arquitectura tecnológica y emitirá unas recomendaciones de cambios para que la tecnología sea realmente LÍQUIDA y se adapta al continente, que no es otro que dar solución a cada uno de los servicios de la Organización, internos y externos.

Si no quieres perder más tiempo mirando por el periscopio para comprobar cómo “va la cosa” en tus competidores, que jamás te van a dar una pista sobre lo que van a hacer, llama a tu REHABILITADOR CORPORATIVO.

 

Ramón Luis Gil

Rehabilitador Corporativo, pensador, divulgador, colaborador, emprendedor, especialista en diseño de nuevos modelos digitales sobre la innovación corporativa y social de verdad. Proyectos Internacionales. Madrid, España.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información