Actualidad | Artículos | 14 NOV 2017

Jugando a programar videojuegos

Cómo re-descubrí la gratificante actividad creativa de desarrollo de juegos de vídeo.
programacion-desarrollo-programador
Diego Vásquez

Los años de trabajar en Infraestructura de ICT han sido para mí fuente de satisfacción, pero como toda profesión que requiere especializarse, también había limitado cada vez más el ámbito de mi atención y restado diversidad a mis actividades: qué quiero ver y aprender, qué quiero hacer y mostrar.

Hace unos meses sufrí un accidente que, afortunadamente sin consecuencias negativas permanentes, dio vuelta a mi rutina, en lo profesional y en lo cotidiano. Pero me permitió profundizar mis interacciones con mi familia y más tiempo para pensar en quién soy y qué hago.

Pero bueno, esto no es sólo acerca de los beneficios terapéuticos de actividades sencillas (como elaborar pan en casa), ni tampoco cómo un factor externo es a veces es lo que se necesita para sacar a las personas de su estado de confort. Lo que quiero contarles es cómo re-descubrí el programar juegos electrónicos como un demandante y valioso ejercicio intelectual.

Los juegos de computadora fueron para mi uno de los grandes atractivos del mundo de la Informática, pero durante ya varios años no sólo no me podía considerar más a mí mismo un verdadero “Gamer”, los juegos también habían dejado de ser una fuente de fascinación y se habían convertido en mero entretenimiento. Luego de mi reciente incidente, se imaginarán, ahora pude dedicarme otra vez a ese mundo, pero al igual que cuando niño no sólo estaba jugando, sino pensando en los juegos mismos, en cómo se dan, en las empresas e individuos que los hacen y los recursos que le dedican, los resultados que logran. Y quise otra vez ser parte de aquel inicio en mi mundo digital.

Descubrí que hoy la industria de videojuegos se desenvuelve en un lugar que podría verse como un teatro de guerra: Los famosos (y a veces desconocidos) generales son los desarrolladores, aquellos que han estado involucrados con los épicos éxitos son verdaderas celebridades. El conflicto toma lugar en las plataformas de videojuegos y sus distribuidores; desde los móviles, pasando por las venerables PCs, las consolas e incluso en las redes sociales y sencillamente en la Web. Existe un saludable arsenal de herramientas de desarrollo y los llamados “Game Engines” y diversas estrategias para publicar, mercadear y monetizar. Vemos títulos explosivos y efímeros y también aquellos que pareciera que han existido desde siempre. Las victorias de los pocos se pueden ver en memorables creaciones que son el disfrute de un gigantesco y aparentemente insaciable mercado. Todo esto pasa, no sin dejar en el campo de batalla infinitos cadáveres de intentos fallidos donde el rendirse antes de poder lograr atacar es el desenlace más común.

Pero es en el ejercicio imaginativo de crear juegos en donde encontramos la medalla más preciada, en mi reciente aventura he descubierto un increíble y dinámico entorno donde el conocimiento está literalmente en todos lados, una efervescente comunidad donde no falta quien te tome de la mano al sortear el reto más inmediato. Empezar es, sorprendentemente, muy fácil. Las largas horas de la noche no son suficientes para lograr convertir en resultados la infinidad de ideas que están hoy día dando vertiginosas vueltas en mi cabeza, algunas nuevas y otras no tanto. ¿Será original este concepto? Probar aquello… no, mejor así. ¡Voy a empezar otra vez con una nueva estrategia! ¡Funciona! ¿Y si hago un video blog? ¡Mis hijos podrían también hacer esto!

En fin ¿Será que a alguno de ustedes también le ha pasado? ¡Menos el accidentarse, por favor!. Ahora que estoy de regreso a mi antigua rutina sigo dedicando una significativa tajada de mis ciclos de procesador a esta actividad y no creo que vaya a cesar al menos en el futuro inmediato. Fuera de eso, también mis actividades diarias tienen otra vez esa energía, en mi trabajo, también en mis ganas de aprender. No me queda ya mucho espacio para el verdadero ocio, entre estar pensando, jugando y creando… ¡Tal cual como cuando era niño! Y bueno, poco probable pero no imposible, nos reencontraremos disfrutando en el futuro cercano de algo que haya creado yo, un poco más… interactivo.

 

Diego Vásquez

Ingeniero Electrónico, con 20 años de experiencia. Actualmente, es Gerente de Informática en una organización sin fines de lucro, Profesor Universitario y Asesor Tecnológico en una Asociación de Apoyo a Negocios. Ciudad de Panamá, Panamá.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información