Actualidad | Artículos | 11 SEP 2018

¿Qué ha pasado para que la Inteligencia Artificial se haya puesto tan de moda?

En el futuro próximo la IA impactará en todos los sectores sin excepción. Ya lo está haciendo.
Inteligenci artificial datos
Antonio Orbe

La IA comenzó su andadura en la Conferencia de Dartmouth en 1956. En ella, los patrocinadores estimaron que los computadores (que apenas existían) serían capaces de simular las mejores capacidades humanas con apenas un verano de trabajo. Tal aproximación, completamente ingenua, lastró el desarrollo de la IA. Cinco décadas después, las promesas de Dartmouth siguen sin cumplirse y la IA ha pasado por épocas de incertidumbre llamadas los "inviernos" de la IA.

Todo ha cambiado en los últimos cinco años. La capacidad de los computadores, los nuevos algoritmos más sofisticados y la llegada del Big Data para entrenar a los algoritmos han supuesto una revolución. También, un enfoque mucho más orientado a la tarea (tareas pequeñas y no el asalto a la inteligencia humana) ha propiciado un renacer de la IA que no parece que tenga vuelta atrás.

Pero, no es oro todo lo que reluce. Las herramientas de IA no son acsecibles para todos los profesionales y empresas. La implantación de la IA no es tan sencilla. Lo primero de todo es conocer las posibilidades de la IA. Lo segundo definir qué problemas puede resolver. Lo último, implementar las soluciones.

Los gigantes tecnológicos como Google, Microsoft o IBM hacen uso de la IA en sus sistemas internos. Estos mismos sistemas son ofrecidos como APIs invocables por las empresas en modo servicio. Así, es posible invocar servicios como el tiempo, la localización, la traducción, el paso de voz a texto, el análisis de la personalidad, el análisis de tuits o Facebook...

Además, existe un número creciente de plataformas de IA que las empresas pueden usar, desde Tensor Flow de Google a herramientas de uso libre como Scikit-Learn (Machine Learning in Python). De nuevo, el problema es definir cómo IA nos puede ayudar.

En el futuro próximo la IA impactará en todos los sectores sin excepción. Ya lo está haciendo. No debemos pensar en gigantescos programas que lo resuelvan todo. Más bien se trata de pequeños programas que van resolviendo problemas concretos. Poco a poco la IA es ubicua. Pequeños módulos que están por todas partes, desde el navegador para el coche al email pasando por recomendadores de música o vídeo, correctores de texto, análisis de comportamientos e incluso arte.

Sin embargo, existen dos miedos fundamentales frente a la IA. Uno es el relacionado con la Ciencia Ficción que nos presenta una IA general, capaz de resolver cualquier problema y que además se revelará y nos someterá. Esto está tan lejos de ocurrir que no merece la pena la menor preocupación.

El segundo miedo está relacionado con el trabajo. Un trabajo consiste en un conjunto mayor o menor de tareas. Poco a poco la IA va resolviendo algunas de esas tareas y eventualmente el puesto de trabajo se queda sin contenido. Este es un miedo mucho más real, pero la respuesta ni está en la tecnología sino en la política. ¿Cuándo lo abordaremos?

 
 

Antonio Orbe

Antonio Orbe

Experto en Computación Cognitiva. Fundador del Foro del Futuro Próximo. Autor del libro UNA MIRADA AL FUTURO. Inteligencia artificial, abundancia, empleo y sociedad. Autor del libro Cerebro y Ordenador. Autor del libro Sobre la Conciencia. Ex IBM España. Madrid, España.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios