Ciberseguridad | Artículos | 20 ABR 2016

El Internet de las Cosas Hackeables

Drones
Marlon Molina

Primero Internet de las Cosas (IoT) y después Big Data. El mundo conectado nos inundará en los próximos años con todo tipo de dispositivos conectados. Una sociedad más conectada no necesariamente significa una sociedad más eficiente, sin embargo si es una sociedad que avanza con pasos de gigante.

Una nevera conectada puede ayudar mucho en el hogar del futuro (inmediato), quizá no pidiendo la compra, pero podría alertar de productos en mal estado, podría alertar pérdidas de temperatura, o una mala distribución. Un aire acondicionado conectado puede ayudar a reducir el consumo eléctrico, o a encenderlo en remoto para llegar a casa con una mejor temperatura, sin especulaciones ni esperas, que por otro lado si la casa está fría el común de los ciudadanos pone el termostato en clima tropical para acelerar el cambio de temperatura, y con ello también el cambio climático global.

Un reloj conectado además de dar la hora también puede medir las pulsaciones, puede informar las coordenadas de ubicación algo que resultaría de mucha utilidad si hablamos de un niño o de una persona mayor con algún padecimiento como el alzhéimer. Un drone conectado puede alertar una colisión, y puede seguir a una mascota o a un ladrón.

En un mundo conectado podemos decir que entre otros se acaban los “mentirosos” o que esta vez tendremos evidencias de sobra, según cada uno. A partir de esta era, los datos se multiplicarán todos los años, en un día generaremos globalmente tantos datos como los que generábamos en un año en 1999. Quienes acumulamos años (de experiencia), podemos recordar que en 1996 quizá habías enviado dos emails en un día, actualizado una hoja de cálculo y escrito dos cartas; hoy hemos respondido y creado al menos 100 emails en un día, participado en diez o veinte documentos, hemos dado en promedio 20 “likes” en redes sociales, posteado, twitteado, hecho 5 fotografías con el móvil, etiquetado a alguien,  generado datos de sueño, almacenado pulsaciones, etc. Los datos de hace 20 años parecen tarea de un minuto.

Aun cuando la mayoría de estos dispositivos parece que son de encender y usar, no lo son. Al menos no desde la perspectiva de un uso seguro y responsable.

Cada conexión es también un punto, o posible punto vulnerable, riesgo de ataque, de modificación. Quizá piense que no hay un problema en que alguien robe los datos de sueño, o mis pulsaciones de toda la semana. Pero qué pasaría si las altera, cambiar los datos o bien podría pensar que todo está bien cuando no lo está, o podría pensar que está mal cuando sí lo está, con las consecuencias respectivas. Atacar el aire acondicionado podría llevar a que la casa se caliente a más de lo debido, donde el gasto energético no es la preocupación, sino el hecho de que podría dañar dispositivos o causar un incendio, o peor aún, forzarnos a salir o abrir ventanas y puertas con las consecuencias de seguridad (en caso de que esto sea lo que quieren los malos).

¿El apocalipsis? No, por supuesto que no. Es una época de responsabilidad. Parece muy fácil conectar la WiFi de casa, pero es necesario gestionar bien la seguridad. Es fácil encender el bluetooth del móvil y conectar el reloj o cualquier otro dispositivo, pero hay que estar conscientes de que acabamos de abrir la puerta.

Para usar una analogía, en casa protegemos o al menos identificamos como puntos de riesgo y vulnerables las puertas y las ventanas. Si construimos una nueva ventana, sabemos que tenemos una nueva zona de riesgo y vulnerabilidad. No es malo, construir la nueva ventana, solo es necesario ser conscientes. Si en casa tenemos un ordenador, un teléfono y un tablet conectado, y ahora conectamos un AppleTV, solo tenemos que ser conscientes que ahora hay un nuevo dispositivo, igual que con la ventana, un nuevo elemento de riesgo y vulnerabilidad.

 

Marlon Molina

Marlon Molina

Colaborador experto en educación, formación, gestión de servicios TI y Gestión de Proyectos. Certificado ITIL, PRINCE2, ISO/IEC20000, SAM, y otros. Actualmente es el director de Computerworld University. Madrid, España.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información