Actualidad | Artículos | 20 FEB 2017

TELEMEDICINA basada en evidencias

El rendimiento de los profesionales de la medicina aumentará exponencialmente con el uso de técnicas cognitivas, tanto en el diagnóstico como en el diseño del tratamiento y en el conocimiento global de patología/paciente.
TELEMEDICINA basada en evidencias
Ramón Luis Gil

Hace ya 10 años unos hermanos, Ido y Roy Schoenberg, pusieron en marcha una sociedad compuesta por médicos que ofrecía servicios asistenciales a diferentes aseguradoras. Hasta aquí nada fuera de lo normal y comúnmente extendido en el planeta. Fue en 2013 cuando elaboraron una estrategia diferencial en la asistencia, rompiendo con la intermediación de las aseguradoras y tomando el control del contacto directo con los pacientes. En ese momento nació la mayor compañía de servicio de Teleconsulta del mundo: American Well. Los doctores Ido y Roy pusieron foco en una asistencia rápida, directa y efectiva. Primero a través de una web ofreciendo una pasarela de contacto directo y más tarde extendiendo la posibilidad de acceso desde todos los dispositivos móviles, con lo que la Teleconsulta quedaba universalizada.

De nuevo nos remontamos a los años difíciles de la gran crisis mundial, cuando las mentes más activas e innovadoras comenzaron a dibujar un horizonte diferente, transformando la silueta vital en otra radicalmente distinta y que nunca volverá a los orígenes. Algunos han cuajado más que otros, pero todos han dejado huella. Os recomiendo la lectura del artículo “Lucy y el capullo de seda” que publiqué en junio de 2015.

Algunos datos interesantes para enriquecer el entorno actual de la Teleconsulta:

  • En 2014 se ofrecieron 100 millones de teleconsultas en el mundo (75% en EEUU) un aumento de más del 400% respecto a 2012
  • 1.200 millones de consultas médicas presenciales en EEUU. El 10% son por cuadros menores que no justifica visita a hospital o centro.
  • American Well aumentó un 300% el negocio de teleconsulta en 2014 y en 2015 se incrementó en un 250%. Supuso un ahorro de 140$ por consulta con un 4,7/5 de satisfacción en los pacientes y una tasa de resolución del 85%

Hablemos de la situación en España. Según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2015) el número de consultas realizadas en el sistema sanitario público Español alcanzó la cifra de 371 millones solo en los Centros de Atención Primaria (centros de salud y consultorios locales) Este dato arroja una ratio de 8,04 consultas por habitante/año, así como 1.412.878 consultas diarias. Si nos fijamos en las visitas domiciliarias, la cifra en 2015 alcanzó los 13,3 millones, conjuntas de medicina de familia y enfermería. Centrándonos en las consultas realizas en el Sistema Público de Hospitales, el número de realizaciones en 2015 fue de 79 millones de consultas médicas. Ahora pongamos euros a estas cifras: el gasto sanitario (2013) fue de 93.048 millones de euros. Los datos son fríos, pero oficiales, por lo tanto, es la realidad de España.

Para continuar con el análisis tomamos como partida, a la hora de realizar estimaciones del gasto incurrido en Consultas, la ratio que arroja una de las principales compañías del sector asegurador de salud en España: el 25% del gasto asistencial se refiere a Consultas. Extrapolando este dato, el gasto del Sistema Público de Salud en Consultas sería, nada más y nada menos, de 23.262 millones de euros, lo que resulta el 2,2% del PIB.

Ahora podemos pasar a otra web o revisar informes diarios, pero no deberíamos apartar el análisis del elemento mayor, del conjunto del sector Salud: TELEMEDICINA. Las cifras en Teleconsulta animan a aumentar su implantación y mejorar las prestaciones, pero obligan a expandir el efecto al resto de áreas de la Salud.

Existe la tecnología que soporte la gestión y tratamiento de la ingente cantidad de datos que generamos. Una arquitectura capaz de recibir, interpretar, clasificar, consolidar y analizar archivos ofimáticos, documentos escritos a mano, publicaciones, pruebas diagnósticas, imágenes, vídeos, etc. Y no me refiero a BIG DATA que ya está muerto como referencia tecnológica. El presente está en los sistemas inteligentes y cognitivos, redes neuronales artificiales capaces no solo de tratar millones de datos por segundo si no de entenderlos y contrastarlos con certezas y evidencias, y ofrecer propuestas diagnósticas, tratamientos sugeridos y resultados geosociales también en décimas de segundos. Os refiero a WATSON de IBM que ha abierto un área específica en Salud, WATSON HEALTH que ya está ofreciendo servicio con resultados excelentes en USA.

No puede tratarse de futuro una necesidad del presente. Crear la base sostenible en la detección instantánea de alertas médicas individuales o colectivas, disponer de respuesta inmediata basada en evidencias y en la historia médica del paciente, realizar la atención en el menor tiempo posible aprovechando plataformas de transporte colaborativo rápido y económico, así como, finalmente, realizar un seguimiento personalizado de los resultados del tratamiento e ir adaptándolo según las características evolutivas de la patología en cada persona.

El rendimiento de los profesionales de la medicina aumentará exponencialmente con el uso de técnicas cognitivas, tanto en el diagnóstico como en el diseño del tratamiento y en el conocimiento global de patología/paciente. Un avance que requiere una décima parte en inversión sobre el gasto anual en un país como España.

¿Algún valiente quiere comenzar a trabajar?

Ramón Luis Gil

Pensador, divulgador, colaborador, emprendedor, especialista en diseño de nuevos modelos digitales sobre la innovación corporativa y social de verdad. Proyectos Internacionales. Madrid, España.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información