Actualidad | Artículos | 17 ABR 2015

Los retos de la gestión del escritorio de usuario

La gestión del escritorio de usuario es uno de los retos más interesantes y complejos a los que nos enfrentamos desde el mundo TI, especialmente desde la TI Corporativa, la responsable de cubrir las necesidades tecnológicas de las empresas e instituciones.
BYOD_devices
Victoriano Fernández

Podemos considerar que hace aproximadamente unos 25 años, con la estandarización de los sistemas Microsoft de usuario, se produce un gran cambio en el concepto de escritorio de usuario como entorno básico de trabajo que permite al empleado trabajar con las herramientas corporativas.

Esta transformación incidió en la forma de diseñar y desarrollar las aplicaciones corporativas. Posteriormente, la propia evolución de la tecnología con un proceso de migración desde aplicaciones cliente-servidor con clientes “pesados” hacia clientes “ligeros”, en el que el navegador se convierte en el centro de todo, así como tendencias como el famoso “Bring Your Own Device” (BYOD), la transformación del almacenamiento de ficheros hacia servicios CLOUD accesibles de múltiples formas o la necesidad de movilidad real en las organizaciones, han ido transformando el concepto de escritorio de usuario, así como las necesidades a cubrir, manteniendo eso sí, un conjunto de requisitos de seguridad, usabilidad, estandarización y gestión de costes, que nos dibuja un panorama complicado.

Este conjunto de transformaciones y otras más que seguro he olvidado mencionar, parece decirnos que el escritorio de usuario pasa a un segundo plano, ya que casi todos tenemos nuestros propios dispositivos y no queremos tener demasiados; por otra parte, la propia tecnología deja en cierta medida de lado la necesidad de los mismos. Podemos tener la tentación de considerar que estamos ante un concepto superado y obsoleto.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Al igual que con otros muchos conceptos, el escritorio de usuario es un elemento fundamental, necesario para que los usuarios corporativos tengan las herramientas que necesitan y configuradas de la manera más adecuada y usable, todo ello minimizando los diferentes riesgos que puedan surgir.

Olvidar la gestión corporativa del escritorio implicaría abrir agujeros de seguridad, aumentar las probabilidades de errores en el trabajo de los usuarios, incrementar el trabajo innecesariamente para los departamentos de TI y, por supuesto, disparar los costes de TI. A este escenario, tendríamos que sumar la percepción tan negativa que tendría el usuario de sus herramientas y de TI Corporativa.

 

¿Cómo podemos resolver esta ecuación irresoluble?

Combinar los deseos de los usuarios con tendencias como el BYOD, las necesidades de movilidad, el teletrabajo, los nuevos modelos de construcción de la tecnología… junto con los requisitos que sólo son percibidos desde TI, representa uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos desde el mundo de la tecnología.

Está claro que el modelo tradicional de gestión del escritorio, que es el modelo más implantado, no es capaz de ofrecer la respuesta adecuada. De entrada, el escritorio está íntimamente vinculado a un equipo físico corporativo, haciendo compleja la respuesta a tendencias como el BYOD o la movilidad y ofreciendo la respuesta rápida, ágil y excelente que se espera de nosotros.

Ante situación, el sector de las tecnologías de la información, ha respondido reutilizando y adaptando conceptos ya conocidos a los que se les han aplicado las posibilidades actuales de la tecnología: los servicios CLOUD para la virtualización de aplicaciones/servicios y la virtualización del escritorio.

Ambas son soluciones complementarias perfectamente válidas cuyo uso debe ser estudiado en cada escenario. Sin embargo, la virtualización del escritorio es una solución global completa que es capaz de ofrecer cumplir todos los retos descritos.

La virtualización del escritorio permite mantener bajo control, sobre la base de un conjunto de normas funcionales/tecnológicas corporativas, todos los aspectos relacionados con la herramienta esencial de trabajo del empleado. Además, permite alinear esta parte de la tecnología corporativa con las nuevas tendencias y/o necesidades como BYOD o movilidad. Todo ello, con un grado de excelencia, rapidez en la respuesta, seguridad y garantía inalcanzable para el modelo tradicional.

Conseguimos una gran independencia del hardware, ya que el entorno del usuario es soportado por un entorno virtualizado cuya base conceptual/tecnológica es similar a la que llevamos ya años experimentando en la parte de servidora de la TI Corporativa.

Otra de las grandes ventajas de este modelo es que el equipo físico ya no tiene importancia. Es un elemento secundario. El usuario puede usar uno de los Thin Client Corporativos instalados en su compañía, un pc o portátil personal, una tablet (propia o corporativa) o incluso el Smartphone. Así, hemos hecho realidad, casi sin quererlo, el BYOD.

En cualquier caso, debemos tener especial mimo en el modelo de gestión de riesgos y seguridad, que también debe adaptarse.

Finalmente, esta reflexión, basada en la experiencia propia, pues he llevado a mi organización a este modelo, no estaría completa si no comento, aunque sea brevemente, las opciones tecnológicas que creo debemos tener en cuenta.

Como tecnólogos, tenemos ahora un abanico interesante de opciones: Microsoft, VMware, Citrix, opciones de software libre… De todas ellas, deseo destacar Citrix y VMware. Creo que son las alternativas más sólidas y evolucionadas con una gran facilidad de gestión del entorno, despliegue de los escritorios basados en plantillas, buena gestión de la seguridad con sincronización de los perfiles, accesibilidad a los escritorios a través de diferentes canales y/o tecnologías como por ejemplo clientes web, clientes tradicionales para múltiples sistemas operativos.

En mi organización, finalmente, nos decantamos por VMware. Este es un tema para analizar en otra reflexión.

 

Victoriano Fernández

Castellano-manchego formado en el sistema público, que ha desarrollado su vida profesional en compañías de sector muy diferente y de tamaño muy diverso. Ha trabajado en el sector privado y el sector público. Persona joven y con experiencia, apasionado de su profesión, con mucha ilusión por continuar aprendiendo y mejorando. Toledo, España.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información