Actualidad | Artículos | 31 ENE 2018

La Arquitectura Empresarial de IT, la gran olvidada

La Arquitectura Empresarial de IT nos permitirá crear un único ecosistema tecnológico sobre el que desarrollar los servicios de Negocio.
gestion-proyectos-grafico
Victoriano Fernández Asencio

Tradicionalmente, al hablar de arquitectura en el mundo de las TIC solemos hacer referencia bien a la arquitectura a nivel de aplicación o desarrollo de un sistema de información o parte de él, o bien, los elementos que conforman las infraestructuras, redes y comunicaciones. Sin embargo, nos olvidamos de una perspectiva fundamental y que, creo, cada vez tiene más aceptación entre los que nos dedicamos a “esto de las TIC”: la Arquitectura Empresarial de IT o las Arquitectura/s Global/es de Tecnología.

Suele ser consecuencia de la forma en la que tradicionalmente se han ido construyendo las TIC en muchas de las organizaciones: es lo que yo denomino la construcción “por bloques” o “por setas”. Sin entrar a valorar las motivaciones, es evidente que en casi todas las empresas o instituciones se han ido construyendo las TIC teniendo en cuenta la tecnología del momento y las necesidades de la organización. De esta forma íbamos añadiendo “cajitas” al puzle:

De tal manera que para cada nueva necesidad se implantaba una aplicación o sistema de información completo. Había ocasiones en las que se podían aprovechar ciertas sinergias, compartiendo ciertos componentes de las arquitecturas particulares de los diversos sistemas de información, pero muchas veces no se producían esas sinergias, encontrándonos con redundancias tecnológicas y funcionales.

¿Quién no se ha encontrado en empresas o instituciones de un cierto tamaño varios SGBDs, varios Sistemas de Gestión Documental, varios Servidores de Aplicación, etc.? Con los costes directos que esta situación conlleva:

- Infraestructuras de proceso, almacenamiento, backup dedicadas para esas duplicidades.

- Los costes indirectos derivados de los mantenimientos.

Pasado unos años nos encontramos con unas TIC muy complejas, difíciles de gestionar, con un elevado grado de ineficiencia e ineficacia y, sobretodo, con múltiples barreras para la necesaria integración que nos demanda Negocio. Por supuesto, no podemos dejar de mencionar lo complejo que resulta evolucionar estos entornos.

Aquí es donde entra en juego la perspectiva que deseo poner en valor: La Arquitectura Empresarial de IT (AEIT). De una forma sencilla y simple, tengamos una visión más global de nuestras TIC creando una única arquitectura global sobre la que se apoyen los servicios de Negocio.

La AEIT nos permitirá crear un único ecosistema tecnológico sobre el que desarrollar los servicios de Negocio. Por supuesto, no tiene que ser un monolito, inmutable, debe estar diseñada de manera que se pueda ir adaptando a las necesidades de la organización, generalmente, añadiendo nueva tecnología, pero teniendo en cuenta la que ya existe, sin duplicidades.

Con esta nueva visión haremos más sencilla tanto la gobernanza como la gestión de las TIC y podremos conseguir los niveles de servicio que actualmente se nos demanda, optimizando los costes.

Si, ya sé que parece muy idílico, pero también soy consciente de que no es sencillo llegar a este escenario. Es un camino que debe andarse poco a poco. No es posible crear de la noche a la mañana este escenario.

Existen excelentes marcos de referencia para crear AEITs, como, por ejemplo, TOGAFF, pero ya sabemos que estos marcos requieren de su adaptación a las necesidades concretas de cada empresa o institución. Así, además de hacer esa pequeña adaptación, yo trabajaría sobre tres vectores:

Definiendo un conjunto de principios tanto para la gobernanza como la gestión de las TIC y, por supuesto, para decidir qué tecnologías conformarán las tecnologías propias de nuestra empresa o institución. Centrándonos en el conjunto de principios tecnológicos, yo destacaría los siguientes puntos:

1. Uso de frameworks y estándares.

2. No utilizar aplicaciones, si es posible.

3. Tecnologías basadas en plataformas de mercado.

4. Evitar los desarrollos completamente a medida.

5. Arquitecturas SOA.

6. No externalizar el “core” funcional y tecnológico del OAPGT.

7. Incluir la seguridad como elemento integrado.

Sobre estos principios, junto con los de gobernanza y gestión, deberíamos elegir aquellos servicios de Negocio que estén deficientemente cubiertos o no cubiertos por nuestras TIC, que también puede suceder, e ir creando el germen de nuestra AIET comenzando por un diseño conceptual de manera que nos quede un esquema en el que para un conjunto de funcionalidades dadas sólo exista un único elemento. Por ejemplo, para las funcionalidades de gestión de las relaciones con entes (clientes, proveedores, socios, ciudadanos, administrados, etc.) deberíamos disponer de un CRM, no tener dispersas esas funcionalidades en múltiples aplicaciones o sistemas. Entiendo que al principio nos saldrá un esquema complejo, puesto que no podemos quitar a las “bravas” los sistemas legacy. Por ello, considero que es un proceso laborioso que requiere esfuerzo y el patrocinio del equipo directivo, ya que es un cambio de paradigma en la forma construir las tecnologías que dan soporte al Negocio.

En este proceso, creo que es fundamental abandonar los desarrollos completamente a medida, y, por supuesto, intentad no ser clientes cautivos. Yo os propongo este escenario:

En fin, os animo a ir construyendo vuestras propias Arquitecturas Empresariales de IT. Disponemos de muchas herramientas para ello.

 

Victoriano Fernández

Castellano-manchego formado en el sistema público, que ha desarrollado su vida profesional en compañías de sector muy diferente y de tamaño muy diverso. Ha trabajado en el sector privado y el sector público. Persona joven y con experiencia, apasionado de su profesión, con mucha ilusión por continuar aprendiendo y mejorando. Toledo, España.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios